Los Juegos Olímpicos de Río 2016 cerraron la noche de ayer con la ceremonia de clausura impresionante, una fiesta que tuvo como bandera la alegría brasileña y el objetivo de “lavar el alma de todo el mundo”. El imponente estadio Maracaná, el mismo que se utilizó en la ceremonia de apertura, fue el escenario en el que se apagó la llama olímpica y se le entregó la posta a Tokio, próxima ciudad organizadora en 2020.

Sin duda lo importante para decir de estos primeros Juegos celebrados en Sudamérica es que la organización puso todo de sí. Sabemos que Río 2016 estuvo en los ojos del mundo y podemos decir que se sorteó con bastante éxito estar nivel de organizaciones de otros países que tienen más recursos. Tres ítems para destacar: la gente estuvo siempre ayudando, siempre sonriendo, siempre colaborando, el estadio donde competimos es espectacular y la Villa es un lugar increíble y los que van a vivir ahí van a ser unos privilegiados con ese parque, ciclovías, canchas deportivas, piscina.

Río 2016 demostró que con todo, este lado del mundo puede ponerse a los hombros un evento de esta magnitud y, que con la colaboración de todos los países de la región y gracias a estos Juegos, Sudamérica puede estar a nivel muy pronto. Para nosotros, que vivimos esas diferencias cuando viajamos, esto es sumamente importante. Gracias Brasil, gracias Río 2016, ahora sí, Sudamérica es olímpica y nosotros con uds. Queda mucho por hacer pero éste fue un importantísimo primer paso.

nota13  nota11 nota10 nota9  nota7  nota5 nota4  nota2 nota1